Como atender la picadura de una oruga

Hay especies de oruga que son capaces de infligir una picadura dolorosa.

Las orugas, que son las formas inmaduras de las polillas y las mariposas, a menudo tienen fibras y pelos como forma de protección contra los depredadores; A veces estos también contienen toxinas, que penetran en la víctima causando una violenta reacción.

En muchas ocasiones el más leve roce puede causar dermatitis de contacto, dolor y picazón. Pero cuando hablamos de un ataque directo dependiendo de la especie, las reacciones causadas pueden ser más intensas.

Afortunadamente, esta lesión no suele ser grave en la mayoría de las personas, pero el dolor y la picazón que causa la oruga deben tratarse con prontitud, y si tiene algún problema como alergias, es aconsejable prestar atención a los síntomas posteriores a la picadura.

Para comenzar entienda los tipos de reacciones que son posibles con una picadura de oruga.

Dermatitis: Picazón y dermatitis por contacto, incluye ampollas, heridas, pequeñas protuberancias rojas, dolor.

Conjuntivitis aguda, si los pelos de la oruga penetran los ojos.

Otros síntomas o reacciones: Urticaria, inflamación de las vías respiratorias superiores, náuseas, vómitos, cefalea y broncoespasmo en personas asmáticas o alérgicas.

Medidas a tomarse después del ataque:

Trate de calmar el receptor de la picadura. Es más fácil y menos estresante tratar una picadura si la persona está tranquila. Debe saber que el veneno tiende a viajar más rápido cuando el individuo no deja de moverse.

Entienda que la mayoría de las picaduras de orugas son dolorosas pero benignas.

Retire la oruga y su aguijón si todavía está en el cuerpo de la víctima, eso sí, utilice pinzas u otro instrumento (Como cinta adhesiva) para extraerla nunca sus manos desnudas.

Como es costumbre con cualquier tipo de lesión lave el área con suficiente agua y jabón, también quite toda la ropa expuesta y la vela luego en agua caliente.

Coloque hielo o un paño húmedo sobre la zona de la picadura para aliviar la hinchazón.

Vigile la picadura. Observe si hay exudación, erupción cutánea, hinchazón o cambio de coloración; si los síntomas no mejoran, busque atención médica.

Otra medida importante es conservar a la oruga que causó el ataque o tomarle una foto, para que el personal médico lo atienda teniendo eso en cuenta.

Para más información sobre esta y otras plagas, siga este enlace, le atenderemos a la brevedad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *